‘La Casa de Papel’: ¿Por qué es la serie española favorita del momento?

‘La Casa de Papel’: ¿Por qué es la serie española favorita del momento?

Seguro estás harto/a de escuchar a tus amigos hablar de “La casa de papel”, la serie española que se ha convertido en una de las producciones más vistas desde su estreno en Netflix. Y probablemente estás evitando verla porque escapas de los fenómenos masivos. Pero yo creo que merece una oportunidad y te cuento en esta nota lo que me atrajo de la trama.

La serie se emitió en España durante el 2017 y llegó a Netflix en Enero de 2018 (Foto: Formula TV)

Primero un poco del argumento por si nunca leíste nada sobre ‘La casa de papel’: Un grupo de delincuentes que no se conocen entre sí son reclutados por “El Profesor” para formar parte del mayor robo de sus vidas a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre en Madrid. No usan sus nombres sino que se denominan como ciudades: Tokio, Berlín, Río, Denver, Moscú, Nairobi, Helsinki y Oslo. El plan diseñado prevé cualquier paso que ejecuta la policía y las reacciones de los rehenes. Sin embargo, surgen algunos imprevistos que aumentan la tensión capítulo a capítulo. Su único objetivo es ganar tiempo ¿para qué? Para fabricar su propio dinero y escapar con miles de millones de euros.

Monos rojos y caretas de Dalí

No hablamos de simios con máscaras, sino de mamelucos de color rojo, el vestuario de los atracadores junto con las caretas del pintor surrealista. Con ellas no sólo ocultaban su identidad sino que se camuflaban entre los rehenes, a los que obligaban a vestirse de la misma manera y a usar armas falsas. El rojo no es un color elegido al azar y tiene peso histórico; ellos son la “resistencia”, la oposición al sistema establecido. Además hay una fotografía bien cuidada que merece ser destacada, en la que abunda una tonalidad gris contrastada por los tintes rojizos.

En Brasil muchos usaron este disfraz para el Carnaval (Foto: OTLSM)

La risa de Denver

Con esto me refiero a las características humanas de los personajes a las que nos apegamos. La relación de Denver con su padre, el deseo de Nairobi por recuperar a su hijo, el cariño de Berlín por el Profesor y la figura paternal que representa Moscú para Tokio. Mostrar sus sentimientos, sus debilidades, sus alegrías y tristezas genera que nos encariñemos con cada uno de ellos, con algunos más que con otros. Si los protagonistas fueran planos, es decir muy buenos o muy malos, sin aristas, no empatizaríamos con ninguno.

El romance de Tokio y Río

Lo que nos atrae en verdad, además de la acción o suspenso, es el amor que puede surgir entre los personajes. No es la única pareja que surge en la serie, no daré pistas de las demás, pero son variadas y formadas en diferentes circunstancias. Aunque una de las primeras reglas era la prohibición de las relaciones personales, éstas no se pueden evitar. El amor mueve emociones y hasta afecta los planes del robo, porque el amor no se planea.

El matriarcado

Nairobi y Tokio son las únicas mujeres del grupo y no son nada dóciles. Tokio es joven, rebelde y se precipita al actuar, lo que hace que sufra las consecuencias de sus actos. Nairobi es temeraria, se hace respetar y está calificada para el liderazgo. Además, quien se hace cargo del caso es la Inspectora Murillo. Ella ha sufrido violencia por parte de su marido, pero es fuerte e inteligente. El género femenino puede estar orgulloso de estas representaciones en la ficción.

Nairobi-Ágata Jiménez-
tomando el mando del atraco (Foto: Seriéfilos Enfurecidos)

El gato y el ratón

Es un juego de atrápame si puedes que se desarrolla durante la serie entre el Profesor y la Inspectora Murillo. Cuando ella logra un avance, cae en su trampa o él se las ingenia para que se pierda nuevamente. Este juego nos mantiene con el corazón en la boca. La narración nos va soltando migajas también a nosotros. No nos cuentan todo y nos sorprenden en cada escena con el ingenioso plan.

El himno de la resistencia

“My life is going on” y “Bella Ciao” son los temas representativos de la serie. El primero es el tema principal, el que pasan en la intro con los títulos, de la artista Cecilia Krull. El segundo se ha convertido en un signo de la resistencia y que una vez vista la serie no se puede dejar de cantar. Es el canto partisano italiano de los grupos resistentes contra el fascismo durante la Segunda Guerra Mundial. Una buena elección para la causa.

O bella ciao, bella ciao,
bella ciao ciao ciao (Foto: ABC)

‘La casa de papel’ está disponible en Netflix. La primera parte cuenta con 13 capítulos y se prevé que en abril llegué la segunda mitad con el final del atraco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *