‘Laguna Beach’: Donde el verano es para siempre

‘Laguna Beach’: Donde el verano es para siempre

Autos caros, casas lujosas, las olas, el viento y un grupo de adolescentes con vivencias (¿reales?) que cautivaron la pantalla de MTV allá por el año 2003. Repasamos ‘Laguna Beach’.

Es verano en Argentina y la humedad se apega al calor, lo que hace que todo sea un poco más insoportable. Es inevitable pensar en alejarse de la ciudad y escaparse a un lugar en donde la arena de la playa sea bien amarilla, la brisa del mar sea suave y no viento de lluvia, el atardecer sea igual a esos que se ven en las películas de melodrama y como olvidarse de lo más importante: una fogata, comida y amigos. Por más loco que parezca, ese lugar existe. Y sí, es como te lo estoy describiendo.

Laguna Beach es una ciudad fundada en 1927 y ubicada en el condado de Orange (OC), estado de California. A la descripción el clima hay que sumarle los autos lujosos, casas que son como mansiones y paseos en lanchas al ritmo de sus olas surferas.

El show fue una idea original (o no tanto, si tenemos en cuenta que se inspiró en la serie “The OC”) de Liz Gateley. El slogan de la serie fue “The Real Orange County” (“el verdadero OC”). Claro está que la influencia y el producto final que luego vimos estuvo siempre íntimamente ligado a la serie de Fox. En otras palabras, la intención de MTV era que ese mundo ficticio se transforme en algo real. Pero a la vez, esa realidad debía ser percibida casi como por naturaleza en un formato usado por la ficción. “Laguna Beach” fue el primer reality show que no precisó de una casa llena de cámaras. Y más interesante aún: su distribución y proyección era por capítulos.

«Te ves tan bien… Sigue bailando en el bar, zorra».
Pelea entre Stephen y Kristin durante el Episodio 5 de la primer temporada (Foto: E! Online)

Para la cadena de televisión más importante de videoclips del planeta esto propuso todo un desafío. La primera temporada fue un gran ensayo, pero de esos en los que salió todo bien desde el inicio. Paradójicamente, estos capítulos son los más recordados por toda la audiencia hasta el día de hoy. Quizás es porque la avant premiere de este nuevo proyecto de MTV significó un quiebre en la manera de producir contenidos para la señal. Liz Gateley y su equipo se planteó retratar las vivencias de un grupo de adolescentes a punto de terminar la escuela secundaria.

Hasta acá parece todo fácil, pero de a poco nos acercamos a la pregunta que todos temen responder. Y no voy a decir “temen” sino “tememos”. Yo me incluyo en este grupo y se me es difícil como gran consumidor de historias bien logradas (tanto en la pantalla chica como grande) admitir que “Laguna Beach” haya sido guionada. Pero volvamos al punto en el que estábamos oraciones más atrás. Los afortunados elegidos por MTV para llevar adelante la serie fueron (al menos en la primera temporada y en parte de la segunda) solo 6: Stephen, Kristin, LC, Lo, Christina y Morgan.

Tal como ya dije era difícil pensar allá por 2003 en un reality show que no sea de las características de “Gran Hermano”. Pero MTV, luego de tantas pruebas fallidas, logró un producto innovador. No estábamos viendo solo un reality, estábamos consumiendo una serie de televisión que era protagonizada casi en un 90% por la integridad real de quienes veíamos en la pantalla chica.

¿Dije 90%? Bueno, sí… porque el 10% restante era ficcionalizado. Lo que nos lleva a responder de manera súbita si “Laguna Beach” era enteramente real. La respuesta a eso es “no”. Y no la respondo yo sino que lo hace una de sus protagonistas principales. Desgraciadamente, Kristin Cavallari no habla español (¡Las cosas que le hubiéramos preguntado sobre el triángulo entre ella Stephen y LC!), pero aún así pueden verlo por su propia cuenta acá, donde habla del inicio de la tira y cómo fue para ella asumir el papel que Gateley le dio para desempeñar en este «reality»:

Resulta que esa cuota de “drama” que tenía el show era puesto a escondidas por los productores. El “triángulo Stephen-Kristin-LC” sí existía. No de la forma que hubiésemos querido, pero sí de la manera en que el equipo de Liz Gateley logró crearlo a espaldas de sus protagonistas. Stephen y LC podían salir a comer, de hecho lo hacían más de lo que nosotros imaginábamos, pero cuando se encontraban alguien de la producción le avisaba a Kristin (sin que los primeros dos se enteren) con la intención de despertar la furia de la rubia y así generar conflicto. Luego, el montaje y la música hacían su trabajo: lo que era una comida de amigos de la infancia, MTV lo transformaba en una cita romántica.

Había personajes al nivel de los de “The OC”, paisajes increíbles, un estilo de vida de lujo que pocos en el mundo tienen, una banda sonora para cada instante y todo sucedía en el momento mejor recordado por todos: la secundaria. Aún así, a esta belleza argumental solo le faltaba el conflicto. Porque como sabemos, sin conflicto no existiría ningún producto de ficción.

“Laguna Beach” fue eso, una ficción. La tira de los egresados del Orange County duró tres temporadas. Si vamos a realizar un análisis exhaustivo, los hilos argumentales de cada una eran dispares. Pero el equipo de Gateley se aseguraba de mantener cierta unión entre cada uno de los tres castings, para lograr ese “ambiente de escuela secundaria”. Sí, ese en el que “el hermano de…” o la “ex pareja de…” continúan otra historia donde vos viviste los mejores días de tu vida.

El casting de la segunda temporada

De izquierda a derecha: Alex M., LC, Jason, Stephen, Kristin, Talan, Jessica y Taylor (Foto: MTV)

Esto es lo que sucede de la primera a la segunda temporada. La primera es narrada por LC y tiene en el centro del problema el drama que ella vive con Stephen al estar saliendo él con Kristin (“la chica mala” de todo Laguna). La segunda temporada se centra en Kristin, que además de ser la femme fatal de todo el Orange County era un año menor a toda la promoción de Stephen. La rubia narra su último año de escuela pero siempre ligado a un problema existencial (o al menos así está planteado en el guión): tenerlo a Stephen muy lejos en San Francisco cursando la Universidad y en compañía de LC. Durante lo que dura el último año, Kristin se rehusa en todo momento a mantener una relación a distancia con Stephen. La tercera temporada fue un fracaso comparada a las anteriores ya que el reparto había cambiado totalmente y el conflicto era dominado por el típico enfrentamiento entre chicas populares y las que buscaban un reconocimiento más allá de lo superficial.

MTV maduró la idea de forma veloz. El canal de videos musicales había entendido que guiones ordinarios y potenciados por los recursos básicos del lenguaje cinematográfico podían dar lugar a un producto de calidad. Confieso que podría estar hablando durante horas y horas de “Laguna Beach” (vuelvo a reconocer que me hice un gran fan en el tiempo que decidí investigar sobre la autenticidad de la tira) pero lo importante es quedarnos con el hito que significó para el canal. Luego de que las vivencias de Stephen pasaron por la pantalla de Music Television, este nunca volvió a ser el mismo. Hora a hora, día a día, mes a mes la señal fue mutando. En la actualidad nada queda de esas interminables horas escuchando música frente a la tele. MTV llena casi toda su programación con realities. Todos inspirados en aquel piloto de media hora que se llamó “Laguna Beach: The Real Orange County”.

Nahuel Almirón Rodríguez
n.almironrodriguez@magoyaproducciones.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *