‘Eternals’ y la crisis del villano

‘Eternals’ y la crisis del villano

¿’Eternals’ es la peor película de Marvel? Ese debate lo dejaremos de lado. Aquí analizaremos la crisis del villano (o de los villanos) que nos presenta la película, un problema recurrente en el UCM a lo largo de sus fases.

Los antecedentes de Marvel demuestran su dificultad por construir villanos memorables. Incluso cuando los crea, superan a veces a los mismos protagonistas, Loki por ejemplo, que consiguió su propia serie. En «Eternals» la crisis se expone nuevamente y es porque aquí sobran villanos. A falta de uno, crean tres, pero ninguno es desarrollado completamente.

Gilgamesh, Thena, Ikaris, Ajak, Sersi y Sprite (Foto: IGN España)

Villano a villano

Primero nos presentan a los Desviantes, unos monstruos con diseño galáctico que se separan completamente de los paisajes naturales. La misión inicial de los Eternals es acabar con ellos. Cuando uno de los Desviantes mata a un Eternal puede absorber sus poderes. Y a medida que lo hace, evoluciona a una forma humanoide y hasta ¡puede hablar! La idea tenía mucho potencial. Lamentablemente, este villano desaparece durante gran parte de la película y es descartado rápidamente en el acto final. Hubiera sido un giro interesante que se uniera al grupo de héroes, ya que tenía los mismos motivos que ellos para oponerse a los Celestiales.

También te puede interesar: «¿Por qué fracasó la versión live action de ‘Mulán’?»

Gilgamesh enfrentándose a un Desviante (Foto: Cultura Ocio)

A mitad de la trama conocemos el verdadero propósito por el que fueron creados los Eternals. Y esto produce un conflicto entre ellos. Algunos deciden mantenerse fieles al Celestial Arishem y otros luchar y evitar el surgimiento del nuevo Celestial Tiamut. Probablemente, veremos en una segunda entrega un mayor desarrollo de los Celestiales, pero serían estos los segundos «villanos» en revelarse, ya que la nueva misión de los Eternals (de algunos de ellos más bien) es contraponerse a sus planes.

Celestial Arishem (Foto: Código Espagueti)

El último villano que nos presentan es Ikaris, el Eternal que da un giro, nada sorpresivo, al confesar que conocía la verdad de su origen hace tiempo y enfrenta a sus compañeros para que el surgimiento del Celestial Tiamut siga su curso. El recurso del superhéroe que toma la postura del antagonista, resulta repetitivo actualmente. Tenemos ya como ejemplos las series «The Boys» e «Invencible», por ende el giro pierde el efecto que buscaba en la audiencia.

Ikaris (Foto: IGN Latam)

En conclusión…

Los villanos en ‘Eternals’ son atractivos y tienen mucho potencial, pero la convivencia de los tres en una misma película impidió el desarrollo que se merecía cada uno.

Tomamos esta entrega como una larga introducción a los Eternals y los Celestiales y esperamos conocerlos más profundamente en la próxima película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.